Mi corazón y mis emociones

 

En la prosa como en la poesía, el más nombrado -sino el único órgano del cuerpo humano- es el corazón.
El corazón ha sido en la ficción, el protagonista sufriente de las emociones tanto dolorosas como felices. 
En la vida real ante una fuerte emoción, el corazón tiene un latido rápido con frecuencias superiores a 100 por minuto a la que llamamos taquicardia, taquiarritmia o taquisistolia con diferentes variables como auricular, caótica auricular, doble, ectópica, exoftálmica, paroxística, en salvas, sinusal, etc.
Pero, ¿manejamos adecuadamente nuestras emociones para no lastimar al corazón?
¿Conocemos y registramos las emociones negativas?
Cuando se solicita a un paciente que enumere las emociones negativas, su lista es muy corta pues sólo nombran las emociones de base, pero en cada una de ellas se alistan muchas otras, a saber:
IRA                                                                                   
ACRITUD                                                                     
AFLICCIÓN                                                          
ANIMOSIDAD                                                                 
CÓLERA                                                                
EXASPERACIÓN                                                         
FASTIDIO                                                                         
FURIA                                                                                            
HOSTILIDAD                                                                        
INDIGNACIÓN                                                                                                
IRRITABILIDAD                                                            
RESENTIMIENTO                                                                                     
ULTRAJE                                                                                                  
VIOLENCIA Y ODIO
PATOLÓGICOS
 
TRISTEZA
ABATIMIENTO
AUTOCOMPASIÓN
CONGOJA   
DEPRESIÓN GRAVE   
DESESPERACIÓN
MELANCOLÍA
PENA
PESIMISMO
SOLEDAD
ABURRIMIENTO
 
TEMOR
ANSIEDAD
APRENSIÓN
CAUTELA
CONSTERNACIÓN
FOBIA
INQUIETUD
MIEDO
NERVIOSISMO
PÁNICO
PREOCUPACIÓN
TERROR
INCERTIDUMBRE
En un ejercicio de auto-observación analicemos cómo, dónde, con quién, con qué intensidad y con qué frecuencia se sintieron estas emociones. 
Este ejercicio previo permitirá realizar el test de PREVENCIÓN PRIMARIA DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES que encontraremos en la 2da.parte de esta nota el próximo mes de Julio.
 
Perla Blanca Martínez de Marzano
Psicóloga- Sexóloga
Psicocardióloga
4791.9856/ 15.4140.4875
perleblanche2008@hotmail.com
http://perlamarzano.com.ar/

En la prosa como en la poesía, el más nombrado -sino el único órgano del cuerpo humano- es el corazón.

 

El corazón ha sido en la ficción, el protagonista sufriente de las emociones tanto dolorosas como felices. 

En la vida real ante una fuerte emoción, el corazón tiene un latido rápido con frecuencias superiores a 100 por minuto a la que llamamos taquicardia, taquiarritmia o taquisistolia con diferentes variables como auricular, caótica auricular, doble, ectópica, exoftálmica, paroxística, en salvas, sinusal, etc.

Pero, ¿manejamos adecuadamente nuestras emociones para no lastimar al corazón?

¿Conocemos y registramos las emociones negativas?

Cuando se solicita a un paciente que enumere las emociones negativas, su lista es muy corta pues sólo nombran las emociones de base, pero en cada una de ellas se alistan muchas otras, a saber:

IRA                                                                                   

ACRITUD                                                                     

AFLICCIÓN                                                          

ANIMOSIDAD                                                                 

CÓLERA                                                                

EXASPERACIÓN                                                         

FASTIDIO                                                                         

FURIA                                                                                            

HOSTILIDAD                                                                        

INDIGNACIÓN                                                                                                

IRRITABILIDAD                                                            

RESENTIMIENTO                                                                                     

ULTRAJE                                                                                                  

VIOLENCIA Y ODIO

PATOLÓGICOS

TRISTEZA

ABATIMIENTO

AUTOCOMPASIÓN

CONGOJA   

DEPRESIÓN GRAVE   

DESESPERACIÓN

MELANCOLÍA

PENA

PESIMISMO

SOLEDAD

ABURRIMIENTO

TEMOR

ANSIEDAD

APRENSIÓN

CAUTELA

CONSTERNACIÓN

FOBIA

INQUIETUD

MIEDO

NERVIOSISMO

PÁNICO

PREOCUPACIÓN

TERROR

INCERTIDUMBRE

En un ejercicio de auto-observación analicemos cómo, dónde, con quién, con qué intensidad y con qué frecuencia se sintieron estas emociones. 

 

Este ejercicio previo permitirá realizar el test de PREVENCIÓN PRIMARIA DE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES que encontraremos en la 2da.parte de esta nota el próximo mes de Julio.

 

 

 

Perla Blanca Martínez de Marzano

Psicóloga- Sexóloga

Psicocardióloga

4791.9856/ 15.4140.4875

perleblanche2008@hotmail.com

http://perlamarzano.com.ar/