ANSIEDAD: Auto observación para prevenir complicaciones

La auto observación nos permite conceptualizar nuestras experiencias inmediatas; es un método esencial de interés terapéutico que se puede utilizar, también, para prevenir trastornos que, de exceder en intensidad o frecuencia habitual, pueden traer complicaciones.

En este caso, tomaremos el tema de LA ANSIEDAD.

Hay posibles rasgos o factores presentes en muchos de los individuos que luego pueden llegar a padecer trastornos de ansiedad, y que, modificándolos, evitarían dicha patología.

Éstos son:

-La auto exigencia, “sé perfecto” como mandato.

-Pensamiento rígido, “blanco o negro”.

-Centralización en un pensamiento negativo.

-Dependencia de la aprobación del otro; ser exageradamente servicial.

-Baja autoestima.

-Falta de guía y orientación en la crianza (padres ausentes).

-Educación rígida, reglas desproporcionadas basadas en un patrón moral o religioso.

-Abuso infantil.

-Valoración sólo en el desempeño.

Con el fin de dar relevancia al carácter preventivo de la enfermedad, veamos cuáles son los síntomas fisiológicos, somáticos y neurovegetativos de la ansiedad, producidos por la hiperactividad del sistema nervioso autónomo o neurovegetativo, en especial el sistema nervioso simpático encargado de la respuesta de alarma.

Síntomas cardiovasculares:

-Taquicardia o pulso acelerado.

-Elevación de la tensión arterial.

-Palpitaciones

-Opresión en el pecho.

-Palidez o rubor.

Síntomas respiratorios:

-Sensación de ahogo o falta de aire.

-Ritmo respiratorio acelerado y superficial.

-Disnea o dificultad para respirar.

Síntomas Gastrointestinales:

-Náuseas.

-Sensación de atragantamiento o dificultad para tragar.

-Vómitos.

-Diarreas y cólicos intestinales.

-Flatulencias o gases.

-Aerofagia o tragar aire.

Síntomas Genitourinarios:

-Orinar frecuentemente.

-Dolor al orinar.

-Disminución del deseo sexual o anorgasmia.

-Eyaculación precoz e impotencia o disfunción eréctil en el hombre.

Síntomas Neurovegetativos:

-Sequedad de mucosas, especialmente de boca y lagrimales.

-Sudoración excesiva, especialmente en cara, axilas, manos y planta de los pies.

-Sensación de desmayo inminente.

-Rubor o palidez.

Síntomas Neurológicos:

-Temblores.

-Hormigueos o parestesias.

-Cefaleas tensionales, especialmente en la nuca, contracturas.

-Hipersensibilidad a los ruidos, olores o luces intensas.

-Mareos e inestabilidad.

Síntomas Psicofísicos:

-Fatigabilidad excesiva y agotamiento.

Síntomas Mentales, Cognitivos o Subjetivos:

-Ansiedad o angustia: si es persistente, da lugar a alteraciones de las funciones mentales superiores, además de generar pensamientos, ideas e imágenes negativas. Los temores o miedos pueden llegar a ser muy intensos, llegando al terror o pánico.

-Sensación de inseguridad.

-Aprensión.

-Preocupación.

-Sentimientos de minusvalía o inferioridad.

-Incapacidad de afrontar diferentes situaciones.

-Sentirse amenazado, como anticipando eventuales peligros.

-Indecisión.

-Dificultad o falta de concentración.

-Apatía.

-Pérdida de la objetividad y de la capacidad para pensar con lucidez.

Síntomas Comportamentales:

-Inquietud o hiperactividad.

-Parálisis motora o inmovilidad (quedarse como congelado, sentir que las piernas son de “madera” o “gelatina”).

-Movimientos torpes, temblorosos o desorganizados.

-Tics, tartamudeos o movimientos repetitivos sin sentido.

-Comportamientos de evitación o alejamiento de la situación temida.