Complementariedad entre Psicoinmunoneuroendocrinología (PINE) y la Terapia Cognitiva Posracionalista

En un artículo anterior se presentó como la medicina del tercer milenio a la Psicoinmunoneuroendocrinología. Medicina que trata de reparar el daño de haber separado la mente del cuerpo y haber considerado —desde la época cartesiana— a los organismos vivientes, como máquinas formadas de diferentes partes.
Aunque, aún hoy, tal concepto sigue estando en la base de muchas de nuestras ciencias, día a día, el enfoque holístico, es decir, una manera de entender la realidad como algo más que la suma de sus partes, integra en un sistema más eficaz la asistencia sanitaria. La integra en una red intersistémica.
La integración de los distintos sistemas que componen el funcionamiento de los seres vivos en una red funcional intersistémica evidencia la íntima relación entre los sistemas nervioso, inmunitario, endocrino y psicológico.
En este nuevo marco, de la parte Psico de la Psicoinmunoneuroendocrinología, se hará cargo la Terapia Cognitiva Posracionalista, ya que su eje central es trabajar con las emociones cuyo desbalance nos conduce a todo tipo de enfermedades, así como también desde el nivel subcelular (por ejemplo el SIDA) tiene el potencial de afectar la función orgánica, la persona, la familia y la sociedad.

Recorriendo la red

Todos nosotros sabemos que las emociones pueden expresarse de diversas maneras, un gesto, una diferente inflexión de voz, un cambio en el ritmo respiratorio, es así que cualquier aspecto mental de la enfermedad se hace evidente.
La enfermedad y la curación son partes de la autoorganización de un organismo y, puesto que la mente representa la dinámica de esta autoorganización, los procesos de enfermar y curarse son fenómenos esencialmente mentales aunque no siempre concientes.
El concepto de autoorganización comenzó a clarificarse a partir de los años setenta.
El conocimiento es parte del proceso de autoorganización para el organismo. Procesos biológicos y adaptativos han evolucionado en sincronía con todos los aspectos de la vida.
La estructura básica del conocimiento es primariamente ontológica.  Su primera función es darles a las personas un sentido de sí mismas consistente, continuo y coherente en el tiempo.
El conocimiento no es solamente cognitivo. Es especialmente emotivo.  Las emociones son el conocimiento básico.
Es este sistema de vínculos, donde cada ser humano logra estructurar un “sentido de sí mismo” único, a través del cual podrá reconocerse.
El pensamiento se desarrolla lineal y secuencialmente; primero es sensorio-motriz,
luego muy concreto, y en la pubertad comienzan las operaciones formales, el pensamiento
abstracto.  En contraposición, El sistema vinculo-identidad es unitario tiene una tonalidad básica, es lo que se llama Significado Personal.
Cada uno de estos Significados Personales que pueden ser elaborados de diferente manera, serán modalidades de procesar la experiencia.

Las organizaciones de Significado Personal

A estos significados Personales la Terapia Cognitiva Posracionalista los ordena en cuatro organizaciones:

  • Organización de tipo DAP (desórdenes alimentarlos psicogénicos): Centrada en un rendimiento amplio y perfecto.
  • Organización depresiva: Centrada en el esfuerzo.
  • Organización fóbica:  Centrada en el control.
  • Organización obsesiva-compulsiva: Centrada en la certeza.