Los desórdenes alimentarios psicogénicos - DAP

Psicoinmunoneuroendocrinología (PINE) y Terapia Cognitiva Posracionalista (TCP):

Los desórdenes alimentarios psicogénicos (D.A.P.)

Si bien, se puede definir a un trastorno de la alimentación como una perturbación en la conducta de alimentación que provoca un daño físico o psicológico a la persona, en realidad, todo trastorno alimentario severo, más allá de su sintomatología y gravedad, consiste en un desorden básicamente emocional.
Detrás de las alteraciones de la conducta alimentaria subyace siempre un problema afectivo que la persona no puede enfrentar, y menos resolver por sí sola.
Su conducta controladora en exclusivo de su peso y alimento, le “sirve” para desfocalizar sus emociones negativas surgidas de problemáticas personales generadoras de angustia y pesar.
En la anorexia hay una restricción severa en el consumo de alimentos o una conducta de “comilona-purga” que alterna con períodos de auto-inanición. Esto lleva a complicaciones clínicas cuyos extremos recuerdan a los supervivientes caquécticos de los campos de prisioneros de guerra.
La sintomatología clínica es variada y extensa, por lo general padecen amenorrea, trastornos del sueño, intolerancia al frío (con frecuencia acompañada por cianosis y adormecimiento de las extremidades) alteraciones cutáneas como vellosidad, escamosidad y descamación.  Está presente la bradicardia e hipotensión leve de la caquexia, así como cierto grado de edema periférico, por lo general ocasionado por una incapacidad para inmovilizar líquido de los miembros inferiores más que por hipo-albuminemia.
Una de las características que subyace en la anorexia, es la alteración de la imagen corporal. Debido a ello, también se utiliza el exceso de ejercicio para lograr una pérdida de peso; este incremento de actividad física se realiza a pesar de hipometabolismo y de un peso por debajo de lo normal.
La hiperactividad en la anorexia puede acrecentar la hiperventilación generadora de fibrilación auricular, pudiendo llevar a pacientes con lesiones coronarias previas a verdaderos infartos de miocardio.
La fibrilación auricular constituye la arritmia sostenida de mayor prevalencia: afecta aproximadamente al 2% de los adultos mayores de 30 años y su incidencia aumenta con la edad.
Durante mucho tiempo había sido considerada una entidad “benigna” pero a veces, con patología asociada, puede aumentar la mortalidad. Su presencia altera la calidad de vida y provoca un aumento ostensible en los gastos de la salud.
Las complicaciones médicas en la anorexia son múltiples: gastrointestinales, esofágicas, hepática-pancreáticas, cardiovasculares, endocrino-metabólicas, renales, hematológicas, músculo-esqueléticas, neurológicas, dermatológicas.
Numerosos estudios demuestran alteraciones neuroendocrinas y hormonales por lo que sugirieron la participación del hipotálamo como el mediador del mecanismo fisio-patológico de la enfermedad.

El concepto de considerar a los trastornos alimentarios como una enfermedad bio-psico-social, la vulnerabilidad biológica, la predisposición psicológica y las presiones sociales que interactúan sobre la persona en la cual la enfermedad se desarrolla, constituye un ejemplo paradigmático del enfoque psico-inmuno-neuroendocrino.