Terapia Cognitiva Postracionalista

En la prevención primaria de enfermedad cardiológico en un paciente con organización Depresiva.

Como el depresivo tiene una autovaloración negativa, pero amable y hasta indigna de ser amado, trata de arreglársela sólo, constituyéndose en motivo más que suficiente para que los potenciales de retorno respecto de sus pares o de los adultos, sean la incomprensión y el distanciamiento.
Para un depresivo la percepción del juicio negativo va acompañada por una reacción de pérdida. Así, surgen las emociones de desamparo, tristeza y soledad. La tristeza es la contracara de la ira. La ira refiere a una emoción displacentera compuesta por sentimientos de variable intensidad. Fisiológicamente se define por un aumento en la activación del Sistema Nervioso Simpático, del Sistema Endocrino y de la tensión en la musculatura esqueletal.
En el control de la ira el sujeto tratará de canalizar su energía emocional y proyectarla hacia fines más constructivos, para llegar a una resolución positiva del conflicto. Esta es la alternativa más adecuada para reducir la probabilidad de riesgo de coronariopatías.
Teniendo presentes los ítem que caracterizan la estructura comportamental tipo A, encontramos que son varias las características que podemos incluir en la O.S.P. depresiva en orden de gran incidencia: ira, desatención de síntomas de dolor/fatiga cuando está inmerso en una tarea que ocupa toda su atención, trabajo en exceso, indefensión, afectividad negativa en combinación con rasgos de ansiedad y sentimientos de tensión, ira, tristeza, tendencias autodestructivas.
Esto puede llevar a un espasmo coronario presentando una variabilidad en la frecuencia cardiaca, a tal punto que aparece un área de necrosis. Debemos agregar que la inhibición de la conducta en la interacción social, permite sugerir que disminuyen la calidad de soporte social, lo que potencia el rol del estrés psicológico en la progresión de las enfermedades cardiovasculares

Caso Ilustrativo

Bruno es un joven de 35 años, casado hace 5 años, sin hijos; trabaja como traductor en una editorial. Con el matrimonio vive su madre que describe como una mujer enferma desde siempre. Cuando Bruno tenía 6 meses su madre sufrió una depresión razón por la cual dejó de amamantarlo. Le contó su padre que Bruno reaccionó violentamente al destete llorando y gritando, situación que terminó en un ataque de asma. La actitud distante de los padres hizo que se sintiera poco querible y poco valioso, así, el desarrollo de la intimidad, era escaso o nulo. Cuenta que de chico sentía mucha rabia pero se “la tragaba”y caminaba por horas. Esto es bastante común ya que: la rabia tiene un patrón de activación emocional neurovegetativo que se caracteriza por un alto nivel en la actividad motora.
En el momento en que consulta, se siente que la monotonía en su trabajo, la falta de futuro, el esfuerzo que pone cada día no sólo para ir a trabajar, sino para soportar también la monotonía hogareña, ya que tampoco tiene amigos, lo llevan a preguntarse una y otra vez si tiene sentido vivir.
Le costó contar las peleas que tuvo con su esposa, donde, en general, controlaba su ira, pero últimamente le era imposible y su conducta para con ella e inclusive para su madre era hostil.
La situación se agravaba día a día, ya que la esposa amenazaba con abandonarlo. Le atormentaban dos cosas: el miedo profundo al abandono y el creciente desapego a la vida.
Bruno tiene claramente una OSP depresiva y un comportamiento tipo A. existe una extensa y antigua literatura que señala las características de ira y hostilidad como factores importantes que contribuyen a la enfermedad coronaria.
En presencia de un paciente con factores de conducta tipo A se trabaja interdisciplinariamente a fin de evaluar el grado de riesgo coronario. Para ello se chequean los factores de riesgo de “dimensión biológica”. En Bruno a la hostilidad y depresión sólo hubo que agregar el sedentarismo. No había señales de alarma, así que el trabajo psicoterapéutico se centralizó en la terapia cognitiva posracionalista.
Aunque Bruno no era un paciente fácil en el proceso de reconstrucción, si bien dificultoso, pudo enfocar la forma de reacciones, las explosiones de ira, no el porqué aparecían. Se tomó el tema del suicidio, qué imágenes acompañaban, qué imágenes y emociones y en qué circunstancias aparecían. El trabajo de autoobservación, es el material que luego reconstruye con el terapeuta. Sin prisa y sin pausa, la moviola en su ir y venir, descubría la diferencia inmediata y su explicación.
La flexibilización para diferenciar de su experiencia subjetiva el desamparo y la ira, y el verse desde afuera para diferenciar los puntos de vista subjetivo y objetivo fue ardua tarea para Bruno.
Darse cuenta de su desapego emocional en su vínculo matrimonial, evidentemente le llevó tiempo, pero aparecieron ligados a la ira, sentimientos de despecho, se sentía desilusionado y traicionado. Se tomó esto último para reconstruir; Bruno se sorprendió al descubrir que sus estallidos de ira más fuertes estaban circunscriptos a la relación sexual de la pareja. Cuando se casaron hace 5 años, convinieron en no tener hijos.
Hace casi un año, su esposa le confesó que había dejado de cuidarse, ya que si seguía esperando, por la edad ya no podría tener un hijo.
Automáticamente Bruno quiso suprimir las relaciones sexuales, pero su esposa comenzó a pedirle el divorcio.
En un ejercicio de heterorreferencialidad (se tomaron las imágenes del destete), lo describió como una abrumadora pérdida de su madre. La incapacidad de la madre para darle sostén, le obligó a sostenerse con su voluntad, cosa que siguió haciendo toda su edad adulta.

¿Podría sobrevivir a una nueva experiencia de pena intolerable como la que sintió cuando era bebé?
¿Podría ser padre, cuando nunca había dejado de ser hijo carenciado y abandonado?
¿Su resentimiento le permitiría aceptar que su esposa volcara su amor en el hijo?


Sus propias respuestas fueron su revelación. Bruno ya va en camino gradual de una redefinición de su experiencia vital y será muy difícil la irrupción de una cardiopatía, son los beneficios de una prevención primaria.