La psicología positiva

La psicología positiva estudia la capacidad humana para generar orden y significado en nuestra experiencia y las muchas formas en las que podemos construir una “buena vida”.

Los temas que estudia la Psicología Positiva incluyen, entre otros:

  • La felicidad
  • La creatividad
  • Los valores
  • Las fortalezas personales
  • Los talentos y su desarrollo
  • La resiliencias (capacidad de responderse tras la adversidad)
  • La calidad de vida
  • La espiritualidad
  • Las emociones positivas
  • El bienestar subjetivo
  • La satisfacción en el trabajo

Casi cualquier clase de actividad puede productor un estado de fluidez (donde brotan las palabras o ideas de la boca o de la mente de forma fácil y natural) con tal de que se den los elementos relevantes.
Es posible mejorar la calidad de vida si nos aseguramos de que objetivos claros, retroalimentación inmediata, capacidades a la altura de las oportunidades de acción formen constantemente y lo más posible parte de la vida cotidiana.
 
Se logra así un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa.
 
Todo el ser está envuelto en esta activad y la persona utiliza sus destrezas y habilidades llevándolas hasta el extremo perdiendo la noción del tiempo y experimentando una enorme satisfacción.
 
Lejos de centrare sobre las patologías y el drama de la vida, la psicología positiva indaga en aquellas razones sobre las cuales las personas pueden mantener la esperanza y el optimismo, incluso cuando todo pareciera una noche eterna.
La premisa de esta rama de la psicología es prestar atención a aquellas variables ignoradas, hasta el momento, por la disciplina en general. No es un método mágico para alcanzar la felicidad.
 
Una de las ideas fundamentales es el concepto de resiliencia, que define la capacidad de aprender a partir de experiencias de riesgo y dolor.