Próstata

La próstata es un órgano vinculado al ejercicio de la sexualidad y como dice Luis Chiozza “la enfermedad prostática es producto de una excitación genital que no alcanza a la erección del pene, y que acompañada de un anhelo ideal, se mantiene PERMANENTEMENTE VIVA y frustrada (“erección prostática”)”.
 
En la hiperplasia de próstata, que hace crecer al VERU MONTANUM (pequeña zona sobreelevada en el suelo de la uretra prostática donde se abren los conductos eyaculadores) se ocluye parcialmente la vía urinaria, como si quien la padeciera estuviera señalando con ello que se encuentra en un permanente deseo sexual, en “estado de erección” dispuesto al coito.
 
Ahora, qué tipo de excitación sexual es esta que se sustancia a través de la hiperplasia prostática y cuales son sus características. 
Esto ocurre en hombres de más de cincuenta años, puntualicemos que es esta edad, una edad en la cual se hace presente la necesidad de re-significar la vida, etapa esta denominada de la mediana edad, donde se estructura un nuevo proyecto de vida, donde se encuentra nuevamente con los ideales de su adolescencia que ya no puede postergar más y se encuentra ante tres caminos:
O los puede realizar o renuncia a ellos o trata de conservarlos “de manera mágica e inconciente en el síntoma”
 
Lo que no fue logrado sino sólo anhelado, esperado, deseado, pero postergado y al fin perdido requeriré de un duelo. La elaboración del duelo dependerá de la organización personal del individuo ya que por ejemplo, en un individuo con personalidad depresiva donde toda pérdida se vive como catástrofe requerirá de ayuda terapeútica.
 
El deseo de encontrar otra pubertad que le otorgue mayor virilidad lleva a muchos hombres a querer suplemento hormonal de testosterona, pero ya en 1955 Houssay señalaba: “la inyección de testosterona como generadora de  hiperplasia de próstata”.
 

Acompaña a la hiperplasia de la próstata trastornos urinarios.  Freud relacionaba lo uretral con la ambición, por lo tanto, cuando aparecen trastornos en la micción el deseo genital que aparece en al hiperplasia de próstata complica en su estructura a la ambición (deseo ardiente de alguna cosa).
 
Entre las diversas definiciones etimológicas de la palabra “próstata” (todas ellas emparentadas, derivadas del latín o del griego) una la define como “apóstata” que es quien se sale de su lugar y se coloca en otro.
No sería exagerado ver al prostático como un apóstata, que por su edad no puede ocupar el lugar que le corresponde e intenta, a través de una nueva pubertad, ubicarse en otro, con una mayor virilidad que le permita acceder a ese objeto sexual ideal, por lo tanto inalcanzable, que desea poseer.
 
Para hacer prevención primaria sería necesario comenzar a re-significar la vida antes que lleguen “los 50”,  para evitar el intento regresivo de resignificar los ideales, hacerse cargo de su YO REAL