Metamedicina

Decodificación biológica

El término METAMEDICINA proviene del prefijo griego "meta" que significa "más allá" por lo tanto la Metamedicina tratar de ir más allá de la medicina tradicional, trasciende el plano físico (cuerpo y sus síntomas) para buscar las causas psicológicas (mente) o espirituales (alma) de la enfermedad.
La Metamedicina se ocupa de la parte sumergida o invisible del iceberg para intentar descubrir que acontecimientos experimentados por la persona, o mejor aún, que emociones derivadas de ellos han dado o rigen a los síntomas que la afligen.
La Metaemedicina actúa sobre la esfera emocional, ayudando al sujeto a liberarse de la emoción que lo ha hecho enfermar al dar origen a un desorden psicosomático.

¿Cómo decodificar el lenguaje del cuerpo?

La decodificación biológica en la vida cotidiana permite el cambio de actitudes, comportamientos y pensamientos negativos a fin de de desactivar la fuente del conflicto origen del malestera que puede ser consciente o inconsciente.
El proceso de curación puede iniciarse a continuación.
Nuestro "cerebro arcaico" mira nuestro stress y nuestros miedos como si estuviéramos siempre confrontados a la vida salvaje en los tiempos del hombre de las cavernas.
De hecho nuestras enfermedades físicas, nuestros problemas psíquicos, nuestros bloqueos o nuestras dificultades son la consecuencia de un malestar que se instala entre el pensamiento humano de hoy y nuestro cerebro arcaico de ayer.
El objetivo de la decodificación biológica es de de descifrar el miedo animal inconsciente activado por una vivencia a fin de comprender la lógica del síntoma.
Hoy la Neurociencia explora la forma en que el psiquismo y las emociones del individuo, a través del sistema nervioso y sus neurotransmisores influyen en el sistema hormonal o endocrino (los mensajeros químicos del cuerpo humano) y en el sistema inmune, que defiende al cuerpo frente a los ataques del exterior.
La decodificación biológica del funcionamiento del sistema inmune es "la expresión somática de la autoestima". Si estamos bien con nosotros mismos, nos defendemos mejor y preservamos nuestra salud con la máxima eficacia.
La aproximación metamédica no sólo es compatible con la médica sino que deberían combinarse ambas SIEMPRE, por ejemplo, un médico podría, además de dar tratamiento, interpretar el significado de una enfermedad hepática por ejemplo, ya que ésta está relacionada con ira reprimida o no manifestada; un osteópata puede interpretar una lesión osteopática en la décima vértebra dorsal como una negativa a responsabilizarse.
Cada síntoma indica un conflicto diferente, la decodificación proporciona el origen del problema.

¿Cuál es la praxis metamédica entonces?

Es ayudar al ser humano enfermo, a través de la psicoterapia a hacerse consciente de los problemas inconscientes que le hacen enfermar.
La persona puede encarar sus pensamientos, sus actitudes y su spropia vida de un modo más sano, ya que por fin se ha hecho consciente de su realidad. El miedo a verla o reconocerla nos obliga a enfermar, mientras que el verdadero amor por nosotros mismos nos lleva a una aceptación total (de nuestras virtudes y defectos) en la que no tienen sentido los autoengaños.
De este autoconocimiento proviene la verdadera salud.