Mis emociones y mi corazón

El área fundamental a tratar en la prevención de los trastornos cardiovasculares es el área de las emociones. La Terapia Cognitiva Posracionalista se presenta como la indicada para la prevención primaria y secundaria de las enfermedades cardiovasculares, además de promover un estilo de vida más saludable.

Hasta el presente, la salud era considerada estáticamente. El nuevo concepto implica una actividad y un cambio continuo, un fenómeno multidimensional que abarca aspectos físicos, psicológicos y sociales independientes.

La consistencia de los hallazgos a través de diferentes equipos de investigación sobre conducta de tipo A, proporcionan un considerable soporte de validez operativa como factor de riesgo coronario.

En el comportamiento tipo A, existe un desorden alarmante en la manera de sentir, pensar y actuar; lo cual constituye un punto de partida para posibles desórdenes cardiovasculares. Es por eso que el área fundamental a tratar en la prevención primaria de los trastornos cardiovasculares es el área de las emociones.

Debido a lo antedicho, la elección de modelo terapéutico recae sobre la Terapia Cognitiva Posracionalista.

Siendo el conocimiento humano autoorganización de la propia experiencia podemos considerarlo como compuesto, no solamente por aspectos cognitivos (en el sentido intelectivo) sino también por aspectos emocionales que son conocimientos en el más estricto sentido del término.

Como señala V.Guidano: “En los seres humanos vivientes el sistema afectivo-emocional corresponde a una aprehensión inmediata e irrefutable del mundo”.

Estos dos aspectos –que el conocimiento es autoorganización de la propia experiencia y que, en nuestro caso, ésta es predominantemente afectiva-emocional- constituye el núcleo conceptual posracionalista.

Las emociones, ya sean positivas como el placer, alegría, deleite, euforia, éxtasis, amor, ágape, confianza, simpatía, etc.; o negativas como ira, cólera, furia, hostilidad, odio, aborrecimiento, desprecio, pesar, soledad, depresión, ansiedad, temor, fobia, terror, aversión, desdén, etc. no se experimentan por sí, sino que están relacionadas con los procesos vinculares.

Los cuatro modelos de Organización de Sistema Personal de Vittorio Guidano tienen características de conducta del tipo A.

Teniendo en cuenta las bases epistemológicas de la Teoría de V. Guidano, la Terapia Cognitiva Posracionalista tiene la metodología adecuada para intervenir, no sólo en la prevención primaria y secundaria de las enfermedades cardiovasculares, sino además la virtud de promover un estilo de vida más saludable.

Se optimizan así los resultados médicos y psicológicos en pacientes cardíacos. Se logran superar los problemas asociados a la asunción de la enfermedad, los trastornos emocionales derivados de ella y los problemas psicológicos asociados a los cambios permanentes y la readaptación al medio.