Entender las emociones

Pensarse ayuda a resolver los problemas y seguir adelante

Hace unos días, una paciente casi al final de la sesión me miró con aire asombrado e interrogante, preguntándome si yo era vidente o una extraterrestre ya que le había dicho tantas cosas sobre su vida personal sin que me las haya contado que no podía comprenderlo. Mi respuesta fue que no se trataba de videncia sino de cuarenta años de profesión y varias especialidades, es decir, era sólo cuestión de conocimiento. Cuando se sabe descifrar las dolencias y las emociones o pensamientos a las que se vinculan, resulta sencillo decirle a persona lo que está viviendo. Es el conocimiento sobre el funcionamiento del ser humano y los nexos con los pensamientos, las emociones y enfermedades que me permiten dar información sobre lo que está viviendo la persona en su vida personal, sea conciente o no de ello.La persona afectada por al dolencia  o por la enfermedad sabe que lo dicho para ella es verdad y si desde el principio no lo acepta, lo seguirá analizando, pues lo que es nuevo y revelado a nuestra conciencia puede parecernos irreal. Negar esta realidad puede también ser un modo de protegerse para nos sentirse responsable de lo que sucede.Si por ejemplo una persona debe operarse (de lo que fuere) es muy posible que se recupere más rápido si ha comprendido el mensaje de la enfermedad y ha tomado conciencia de las emociones y pensamientos que desembocaron en la operación, de lo contrario si la intervención sólo hace desaparecer el problema actual, más tarde aquello no resulto a nivel mental será “resuelto” a nivel corporal con otra dolencia.  Mi propuesta Al ser tantas las enfermedades y sus nexos con pensamientos y emociones, las notas que comencé a publicar se extenderían demasiado en el tiempo, por lo tanto les propongo mi e-mail: perleblanche2008@hotmail.com a todos aquellos que deseen consultar. De esta manera, las próximas notas serán sobre otros temas.